Práctica constante


No hay mucho por decir. No hay trucos. No hay magia. No hay libros en los cuales se develen los secretos, si es que los hay.
Todo es sencillo, todo se resume a practicar, entrenar. Ir al dojo. Nada más que eso. Y es ahi donde se aprende. Las charlas ayudan, pero nada más que eso, quedan ahi en una ayuda, en un compartir.
La práctica constante, cada uno elegirá la frecuencia, permite la verdadera evolución y el conocimiento del arte.
Con charlas se hacen grandes eruditos, con prácticas se hacen verdaderos maestros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comentarios

Entradas populares