Cambios


Uno a veces cree que entiende pero no es asi. Nada es absoluto, y todo puede ser puesto a prueba constantemente, en cada práctica.
Uno va buscando certezas en donde no las hay. Busca algo en donde aferrarse y permanecer seguro. El tatami es el lugar equivocado. Se intenta una y otra vez, se arma y se desarma. Se cree…y luego, viene la desilusión.
La práctica del Aikido es eso una constante búsqueda de lo incierto, de lo contradictorio. Buscamos una falsa seguridad, que no nos puede llevar a ningún lado, solo no estanca. Y, sin embargo, la buscamos y nos aferramos a ella. Y nadie nos obliga a hacerlo. Pero, nosotros insitimos.
El Aikido es un camino de búsqueda personal, más allá del maestro o de la escuela. Es un camino que se enprende con el espíritu alerta y siempre latiendo.

Comentarios

Entradas populares